//Los jóvenes y los mercados laborales, situación preocupante para el país

Los jóvenes y los mercados laborales, situación preocupante para el país

México sigue siendo uno de los países con más bajos niveles salariales del continente americano, y muy pocos estudios han documentado a detalle las condiciones de precariedad laboral de la población mexicana, más allá de solamente el ingreso.

Con este escenario, el Observatorio de Salarios de la IBERO Puebla llevó a cabo la presentación del Informe de Salarios 2018. Los jóvenes y los mercados laborales, el cual estuvo a cargo del Dr. Miguel Reyes Hernández, coordinador interinstitucional del Observatorio de Salarios.

Acompañaron al académico de la IBERO Ciudad de México, el Dr. Fernando Fernández Font, rector de la IBERO Puebla y los docentes, Mar Estrada Jiménez, Miguel López López y Miguel Calderón Chelius.

Previo al Informe del Dr. Reyes Hernández, el Dr. Fernando Fernández Font dio un mensaje a los presentes en donde destacó el trabajo realizado por el Observatorio de Salarios por mantener vigente el análisis y la discusión de la realidad, en la que las mayorías y también minorías están sumergidas.

En este sentido, el Rector de la IBERO Puebla argumentó que el trabajo de los investigadores centró su esfuerzo en uno de los sectores más vulnerados de nuestra sociedad; aquellos que hoy son testigos de la inequidad e indiferencia que hemos generado como sociedad mexicana: los jóvenes.De ahí que, desde el rigor académico, continuemos tocando las llagas más lacerantes del estado mexicano: la pobreza y la desigualdad”.

Para una institución jesuita el análisis de la realidad debe partir de la vida de la población, fundamentalmente de aquellos vulnerados, los trabajadores. Por ello, nuestra enorme preocupación, pues una vez más, las condiciones salariales en general del país, dan muestra de la tendencia constante de la precariedad de los mexicanos con un acento preocupante también en los jóvenes, aseguró el Dr. Fernández Font.

Para cerrar su participación, el Sacerdote Jesuita recalcó que como formadores y académicos es necesario cuestionar ¿cómo darles certeza a las nuevas generaciones? ¿Qué hacer frente a las fuerzas económicas que dejan a una buena parte de la población juvenil en un verdadero estado de orfandad?, así como formar en valores, en interdisciplinariedad, estar junto al otro, y propiciar que el dolor les mueva.

El especialista en economía de la IBERO Ciudad de México, señaló que el presente Informe documenta la precariedad en las condiciones laborales de la población trabajadora con énfasis en la población joven entre 15 a 29 años de edad. En 2005 sólo el 29.4% de la población total joven cuentan con seguridad social, mientras que el 59.3% de trabajadores no tienen este beneficio.

Para el 2017, el Dr. Miguel Reyes comentó que tan sólo el 30.2% de la población joven contaba con seguridad social, es decir, solo un 0.8% ha aumentado de un año para el otro; en el caso de los trabajadores sin esta prestación social el porcentaje fue del 58.9%, descendiendo solo un 0.4%.

Teniendo como referencia esta situación que no es de hoy, sino que cada año va en constante declive, el Coordinador Interinstitucional del Observatorio de Salarios resaltó que el tema de pobreza está en un crecimiento preocupante, pues los salarios en México siguen estancados y en ocasiones descienden en lugar de ir en crecimiento como la riqueza que se produce.

Los salarios mínimos y la línea de pobreza es un punto rojo que nadie quiere atender. Basta con ver que hoy en día el salario mínimo oficial es de $88.4 pesos, y con ello una familia no cubre los gastos mínimos y básicos, de acuerdo a la línea de Bienestar de CONEVAL, la cual señala que se requiere de casi cuatro salarios mínimos para un hogar promedio integrado por cuatro personas, comentó el Dr. Miguel Reyes.

Asimismo, puntualizó que el 83% de los hombres de la población ocupada joven entre 15 a 29 años, no alcanza un salario digno; mientras que el 79% de las mujeres se encuentran en esta situaciónDebajo de la línea de pobreza (línea de Bienestar del CONEVAL) se encuentra el 54% de los hombres de esta población, y el 49% de las mujeres.

En lo que concierne al rubro de prestaciones sociales, señaló que en 2005 sólo el 45%de la población joven de 15 a 29 años contaban con acceso a salud, situación que en el 2017 no cambio, es decir, se mantuvo el mismo porcentaje. De 15 a 19 años en 2017 sólo el 24% tenía acceso a este derecho, y de 25 a 29 años únicamente el 55%.

Sobre las condiciones de trabajo y continuidad en el empleo, específicamente la jornada laboral, expresó que cada año aumenta el porcentaje de personas sin contrato; para el 2017 disminuyó un 5% esta situación, pues en 2005 el 63% de la población subordinada joven de 15 a 29 años no contaban con un contrato; para 2017 este escenario descendió a 58%, comentó Reyes Hernández.

Ante estas inaceptables condiciones laborales de trabajo en México, el Dr. Miguel Reyes puso el dedo en la llaga al tocar el caso del Estado, ahí destacó que para 2005 Puebla se encontraba en el lugar número 30 de las entidades del país de acuerdo al salario promedio recibido, siendo éste de $ 3,371.08 pesos y de $2,453.93 en la población de jóvenes.

Para 2017 la situación no cambió mucho, pues el estado de Puebla se posicionó en el lugar número 29, después de Hidalgo y antes que Morelos. El salario fue de $ 3,237.14 y de $2,711.04 para la población joven trabajadora enfatizó el especialista en economía de la IBERO Ciudad de México.

Esta situación, coloca a Puebla dentro de las 10 entidades con peores salarios al interior del país en los periodos de 2005-2017. La evolución de la precariedad laboral en la población ocupada joven ha ido en aumento constante, pues para 2005 ésta fue del 78.08%, mientras que para el 2017 fue del 80.86%.

Con esto se demuestra que las grandes obras, la rueda de la fortuna más grande de América, las ciclo vías, la instalación de Audi y todas esos de relumbrón no han contribuido para que los jóvenes en Puebla, ni los poblanos tengan acceso a una vida digna, por el contrario esta situación lo que ha generado es incrementar los niveles de violencia e inseguridad, aseguró.

Finalmente señaló algunas recomendaciones que deja sobre la mesa y espera que los candidatos a la gubernatura del país, tomen en consideración para su gobierno. Entre estos aspectos, está el establecer reales políticas salariales que impliquen el aumento salarial tomando en cuenta el indicador de poder de compra el cual no es más que el aumento base de salarios (mínimos y promedio) con base en un índice de costo de vida.

Otros dos indicadores que se deben de tomar en cuenta es el de eficiencia, el cual corresponde a aumentos salariales vinculados a productividad o rendimiento de la empresa; y el crecimiento regional, el cual debe considerar el efecto conjunto sobre las remuneraciones de dos factores: el índice de costo de vida por región; y el diferencial de productividad por tamaño de empresa,

Igualmente argumentó que no hay que perder de vista las condiciones operativas, las cuales implicaría la desaparición de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (CONASAMI) y la creación de una Comisión sobre Salarios y Productividad.

En lo relacionado a la política de protección social, subrayó que, desde el Observatorio de Salarios, se recomienda el desarrollo de un nuevo sistema de protección social universal, desvinculado al trabajo, el cual permita desarrollar un sistema universal de protección social básico para toda la población ocupada.