//Tránsito de Amozoc, la corporación más corrupta

Tránsito de Amozoc, la corporación más corrupta

Semana a semana, elementos de Tránsito Municipal instalan a partir de las 21:00 horas de viernes y sábado el dispositivo denominado “Alcoholímetro” en las inmediaciones de la carretera federal a Tehuacán a unos metros de la intersección con el Periférico Ecológico, el cual consiste en revisar a los conductores de vehículos, en especial particulares, que no conduzcan bajo el influjo de bebidas embriagantes. Pero sabía usted que dicho ejercicio de seguridad pública, viola prácticamente todas las leyes que prevén  los derechos de los ciudadanos enmarcados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Nada más, para que se dé una idea rápida del tipo de abusos que se comenten durante el dispositivo, le vamos a explicar que ocurre; en ningún momento a la hora de impedirle el paso los agentes muestran el documento donde justifican y fundamentan dicha acción, por lo que se puede suponer que el presidente municipal Mario de la Rosa está ignorante de la acción que realizan, de lo contrario se podría asegurar que él y todo el Cabildo son cómplices del atraco del que son víctimas los conductores que utilizan esa vía de comunicación.

Otro dato curioso, es que el encargado de realizar la prueba de alcoholemia es quizá sí una persona capacitada, pero tampoco ha podido ser identificado si es médico certificado, pasante o probablemente ninguno de ambos, solo ellos lo saben. Por consiguiente, las pruebas que se realizan ahí son completamente ilegales, a sabiendas que el medidor alcoholímetro no da cuenta de ser el reglamentario para este tipo de acciones y de que la pipetas utilizadas son recicladas una y otra vez, cambiándoles únicamente la envoltura. Así que aguas, por si contrae alguna infección viral, preguntese antes si le sopló al alcoholímetro.

Lo anterior es apenas una parte de todas transgresiones que ocurren en el alcoholímetro de Amozoc, más adelante le daremos a conocer muchas otras cosas, incluyendo los negocios que tienen las autoridades municipales.

Braulio Paisano

TAGS: